Noticias

Consejo para la Acreditación de la Educación Superior A.C.

Comunidad COPAES

La transformación de la educación superior tiene como fin esencial el bienestar social

• Los procesos de acreditación académica son clave para el futuro de la Educación Superior

Ciudad de México, a 21 de octubre de 2019.- Al invitarlos a participar “fuerte y activamente” en los intensos procesos de transformación que actualmente vive la educación del país en todos sus niveles, lo cual implica cambios en lo individual y la participación colectiva, el Dr. Luciano Concheiro Bórquez, Subsecretario de Educación Superior, destacó el trabajo académico que realizan los 30 Organismos Acreditadores (OA) que reconoce el Consejo para la Acreditación de la Educación Superior, en el marco del Primer Desayuno Técnico, que permitió hacer una revisión de lo alcanzado en este terreno, conocer las buenas prácticas y referir sobre el rumbo y objetivos a alcanzar en el contexto de la Cuarta Transformación que vive el país.

Expresó que la Secretaría de Educación Pública impulsa un conjunto relevante de acciones y transformaciones normativas dirigidas a ampliar las oportunidades educativas, que tienen como propósito esencial el bienestar social, y exhortó a darle otro sentido a la educación “girar alrededor de los sujetos de la educación” teniendo como punto de referencia las niñas, niños y jóvenes. Dijo que hay que tener presente que la educación es una educación para la vida, lo cual nos sitúa en un eje totalmente distinto de carácter instituyente pues nos permite construir cambios a través de procesos sociales. “Y esos procesos dependen de nosotros, más allá de un deber ser o una ideología determinada, sino de lo que logremos hacer en lo colectivo”.

Con la presencia del Mtro. Jaime Valls Esponda, Secretario General Ejecutivo ANUIES, institución anfitriona de la reunión, el Subsecretario Concheiro reiteró el compromiso de alcanzar, en 2024, una cobertura en Educación Superior del 50% de los jóvenes de entre 18-22 años, lo cual implica incrementar la matrícula total de licenciatura en poco más de 1.1 millones de alumnos adicionales, y cubrir una población de casi 5.5 millones de alumnos, de los cuales, se estima que 3.7 millones serán atendidos por Instituciones de Educación Superior (IES) públicas y 1.8 por IES particulares. Un esfuerzo sin precedentes para que las oportunidades educativas respondan a los requerimientos actuales y futuros de nuestros jóvenes y del país.

A los directores de los OA les expresó que pueden hacer mucho por el futuro de la Educación Superior, que actualmente adquiere otra dimensión, derivado de las reformas legislativas, particularmente del Artículo 3 Constitucional y de las leyes publicadas en septiembre, como consecuencia de la Reforma Educativa Constitucional que se concretó el 15 de mayo pasado, y que permite transformar una realidad que no nos atrevíamos a cambiar, “pues los cambios dependen de lo que podamos hacer nosotros en lo colectivo”, subrayó.

Asimismo se congratuló porque recientemente el maestro Alejandro Miranda, director general del COPAES, haya sido elegido como presidente de la Red Iberoamericana para el Aseguramiento de la Calidad en la Educación Superior (RIACES), lo cual sucede en un momento trascendental para el país, conscientes de la importancia de conectarnos con los procesos de internacionalización de la educación superior, fundamentales para impactar desde lo local y lo nacional los procesos de mundialización de la educación, que nos permiten compararnos y fortalecernos, y así contribuir a hacer de México una nación con visión de futuro, a la altura de las demandas que plantea la 4ª. Revolución Industrial.

Se refirió de manera elogiosa a los pasos que COPAES y los OA han dado en los procesos de internacionalización “solidaria y fraterna”, como es el caso de los Acuerdos de Washington, en bien de los ingenieros; de Camberra, que impacta a los profesionales de la arquitectura o, de Dublín, que incide en nuestros Técnicos Superior Universitarios, y que reflejan que se ha avanzado fuertemente en el terreno de la acreditación e internacionalización. “Esta reunión tiene precisamente el propósito de recuperar en el conjunto y lograr crecer como un colectivo. De ahí la relevancia de que los 30 OA y sus más de 5500 pares evaluadores hayan establecido con todo su trabajo múltiples formas de comunicación para repensar y mejorar los procesos y mecanismos de la acreditación”, precisó.

El Subsecretario Concheiro Bórquez dijo que actualmente se discute la Ley General de la Educación Superior, que confluye con la Ley General de Ciencia, Tecnología e Innovación para ir recorriendo con gran intensidad el camino para transformar nuestra realidad. Esto, en algún sentido representa una ruptura “instituyente”. Consideró que vivimos una ruptura cultural y si no se hace en todos los ámbitos no vamos a lograr cambiar esa realidad. En esto se coincidió en los foros de consulta que se instrumentaron con la participación decisiva de la ANUIES y sus afilados, que dan respaldo a esta transformación, y que significa actuar pensando en las personas.

Manifestó que el secretario Moctezuma Barragán ha insistido e impulsa la construcción de un verdadero Sistema de Educación. Eso es central y tenemos que hacerlo desde arriba hacia abajo, impulsando cambios profundos en un marco normativo actuante. Por eso la Ley General de Educación, la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y Maestros, así como la ley que crea el Sistema Nacional de Mejora Continua de la Educación, y concretamente ésta última, que marca un rumbo que condujo a la transformación del INEE y a la generación de un Sistema Nacional de Evaluación a nivel de la educación superior. “Lo que queremos es contar con un sistema nacional en referencia, en comunicación, con el organismo de la mejora continua, pero buscamos tener nuestro propio sistema nacional. Así se plantea en el anteproyecto, que en estos días tendrán oportunidad de conocer y analizar”.

En otro momento de su alocución el Dr. Concheiro Bórquez dijo que la acción gubernamental se está territorializando en 266 regiones o “territorios específicos” sobre los que a través de una acción conjunta podemos confluir, trabajar, construir con un sentido distinto de la propia economía y es ahí donde muy pronto veremos otra economía que deberá evaluarse de otra manera y no con los indicadores tradicionales, para medir los beneficios de alimentar la economía popular, no intermediada por organismos corporativos y clientelares.

Puntualizó recordando que el presidente de la República habla de un concepto reiterado: la necesaria Revolución de la conciencia, que es una reforma moral e intelectual necesaria para construir otro país. En este sentido se debe entender a la educación como un derecho humano y el cumplir con nuestras metas se convierte en un elemento de reconstrucción general, fundamentalmente para el bienestar social.