CONSEJO PARA LA ACREDITACIÓN DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR A.C.

Ante un escenario de una reducción estimada de la matrícula de aproximadamente 600 mil alumnos en el ciclo 2020-21, motivada por razones económicas, aspectos psicológicos y emocionales, así como la insatisfacción ante las opciones educativas a distancia, es imprescindible mejorar la operación de servicios online, flexibilizar programas de estudio, ampliar alcance de tutorías, focalizar acciones en grupos vulnerables, e implementar programas de atención psicológica, señaló el Mtro. Alejandro Miranda Ayala, director general del Consejo para la Acreditación de la Educación Superior (COPAES) al presentar la conferencia virtual La acreditación en el contexto de una nueva realidad, a invitación del Consejo Nacional para la Enseñanza de Investigación en Psicología (CNEIP), como parte de las acciones celebratorias de su 49 aniversario como organismo pionero de la acreditación y aseguramiento de la calidad en el campo de la psicología en el país.

Acompañado por el maestro Juan Grapain Contreras, presidente del CNIP, así como integrantes de este organismo reconocido por el COPAES, el maestro Miranda Ayala celebró que en los 49 años de trayectoria, el CNEIP ha mantenido vigente una vocación que lo ha distinguido: responsabilidad académica y responsabilidad social.

Expresó que el Consejo Nacional para la Enseñanza de Investigación en Psicología ha sido un aliado estratégico del COPAES y es muestra fehaciente de lo mucho que puede hacerse desde la acreditación de la educación superior por el bien de la Nación. “En el devenir de su historia, se ha caracterizado por la innovación en sus actividades sustantivas, la enseñanza y la investigación en psicología, y ejemplo de ello es su plataforma tecnológica para la gestión del proceso de acreditación”, subrayó.

Image

Elogió el trabajo desplegado por ese organismo acreditador: 113 programas acreditados por 64 Instituciones de Educación Superior en todo el país, que impactan positivamente a 60 mil estudiantes, mas sin embargo, advirtió el largo trecho por recorrer en el terreno de la acreditación y el aseguramiento de la calidad educativa, si se considera que hay en el país 1454 programas relacionados con la psicología en los que estudian casi 190 mil estudiantes.

Destacó tres grandes eventos que anticipan que la psicología será una de las carreras protagónicas y de mayor crecimiento en la anhelada pero aún distante era post COVID. Frente a situaciones contrastantes, que van desde la pesadilla a actos heroicos propias de una larga etapa de emergencia sanitaria, hoy todas las instituciones de educación superior contemplan al apoyo psicológico profesional como una de las acciones principales que realizarán durante el futuro regreso a actividades presenciales.

Image

En segundo lugar, planteó que la preeminencia de la carrera y su asociación al COVID, harán que la psicología sea preponderante para atender los efectos no deseados de las TICs, sobre todo entre los más jóvenes. Y en tercer lugar, la importancia creciente de la psicología estará asociada al crecimiento del segmento de población senescente, pues uno de cada tres adultos de 50 y más años de edad reporta cinco o más síntomas depresivos.

Al dar la bienvenida al maestro Miranda, también presidente de la Red Iberoamericana para el Aseguramiento de la Calidad en la Educación Superior (RIACES), el maestro Grapain Contreras señaló que su participación representa una gran oportunidad para el desarrollo de estrategias efectivas que puedan contribuir en la mejora continua y en el aseguramiento de la calidad de nuestros programas educativos. A partir de esta contingencia y del desarrollo de las actividades académicas desde casa, se evidenciaron los retos a enfrentar y las oportunidades para continuar brindando servicios educativos en calidad. Algunos de estos retos y oportunidades están ligados con la brecha digital y el acceso limitado a las tecnologías.

Image

Por otra parte, en la labor docente se hizo visible la insuficiencia de instrumentos de evaluación de las competencias de los saberes de los estudiantes en un contexto de enseñanza virtualizada. “Como profesores necesitamos de una capacitación continua y formal en lo que se refiere a la pedagogía de la educación virtual en saberes digitales”, dijo. De igual manera destaca la importancia de considerar el aspecto socio afectivo y el bienestar de todos los actores.

Otra consecuencia de los protocolos de distanciamiento social fue la paralización de la investigación. Se ha visto comprometida la capacidad de investigación de las universidades, las prácticas escolares, el servicio social y las actividades que en los laboratorios han requerido siempre de la presencialidad. “Desde nuestra disciplina hemos visto que el efecto psicológico de confinamiento impacta la capacidad de aprendizaje de los estudiantes”.

Image

Es oportuno mencionar, agregó el presidente del CNEIP, que nuestras instituciones han hecho un gran esfuerzo que es digno de reconocimiento, facilitando procesos que las han mantenido activas y abiertas, permitiendo la continuidad de las actividades, si bien los principales retos del sistema de educación superior son fomentar la cultura de mejoramiento continuo, independientemente de la modalidad, a través de la autoevaluación, la evaluación y la autorregulación.

Image

Por último, el Presidente del CNEIP señaló la obligatoriedad de generar una nueva cultura académica para los docentes y estudiantes y articular los procesos administrativos, académicos y los sistemas de información. “Que la estrategia más relevante consistiría en plantear objetivos dinámicos que orienten en las instituciones su plan de desarrollo institucional, su plan de gestión, alineándolos con un plan de mejoramiento institutos institucional basados en la calidad”.