CONSEJO PARA LA ACREDITACIÓN DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR A.C.

La emergencia sanitaria que vive el mundo y que se erige como el gran reto para la humanidad marcará también un antes y un después para las Instituciones de Educación Superior pues, resilientes, emergerán más fuertes y creativas para construir áreas de oportunidad y enfrentar la nueva realidad con procesos educativos transformados y recreados, expresó el Mtro. Alejandro Miranda Ayala, director general del Consejo para la Acreditación de la Educación Superior (COPAES) al participar Conversatorio virtual, Horizontes post pandemia. Diálogos desde las ciencias sociales, organizado por el Centro de Estudios Políticos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM.

Image

Durante este sexto conversatorio, conducido por las Dras. Karla Valverde Viesca y Carmen Roqueñi Ibargüengoitia, académicas de la FCPyS, el maestro Miranda, consideró que en muchos sentidos se establecerá el Año cero para la educación superior, pues se convierte en el punto de partida y referencia del que se derivarán transformaciones radicales, que van desde hábitos universitarios, prioridades en terreno de la equidad, pertinencia y calidad de la educación para potencias las capacidades de los más vulnerables, accesibilidad a tecnologías de la comunicación y la propia concepción de los procesos de educativos.

Durante esta sexta sesión, que tuvo como énfasis las experiencias universitarias frente a la nueva normalidad, el maestro Miranda Ayala, consideró que a las carencias de las Instituciones de Educación Superior (IES) en el terreno de la tecnología que la pandemia del COVID 19 ha puesto en evidencia, se agrega el hecho de que el 19% de los estudiantes no cuentan con computadora o tableta y no tienen acceso a internet de manera constante en casa, los cuales en su mayoría estudian en Universidades Públicas Federales y Estatales.

Image

Consideró que si bien un gran número de instituciones evidenciaron limitaciones y/o incapacidades para responder creativamente ante el reto del COVID, también abrió el camino para que muchas de ellas replanteen y fortalezcan la educación virtual y/o híbrida, se asuman nuevos modelos de enseñanza, se avance de una manera decidida en la consolidación de la digitalización educativa, y se subraye la importancia del trabajo colaborativo.

El maestro Miranda, también presidente de la Red Iberoamericana para el Aseguramiento de la Calidad en la Educación Superior (RIACES), llamó a no perder de vista que la educación a distancia es mucho más que virtualizar la educación presencial, pues la sociedad red está organizada con lógicas de aprendizaje a través de espacios de flujo, pero las pedagogías de la Educación Superior aún no se adaptan a ella, es decir, la tecnología es un medio y no un fin.

En el entorno actual y post pandemia, es muy claro que la brecha digital existente no favorece al aprendizaje. Las dimensiones del reto son mayúsculas, expresó el maestro Miranda, pues México cuenta con una población de 4.7 millones de estudiantes que asisten a 6,404 planteles (2,455 IES públicas y 3,949 IES particulares).

Asimismo, algunos estudiantes se encuentran en situación de vulnerabilidad por falta de condiciones idóneas para favorecer el aprendizaje en los hogares; analfabetismo digital y falta de acceso a tecnologías; pérdida de empleo de los padres y problemas económicos, violencia doméstica, hacinamiento, padres ausentes/falta de apoyo, así como ansiedad, estrés y falta motivación.

Finalmente, al referirse a la educación superior y la política educativa, el Titular del COPAES aseveró que las IES deben apoyar, con corresponsabilidad crítica, a los gobiernos para que tomen decisiones sustentadas, contar con los instrumentos de financiamiento flexibles que permitan a las IES planear, con visión de largo aliento, su expansión, desarrollo y prevenir contingencias, fortalecer la infraestructura de conectividad para el acceso a los recursos, así como las habilidades necesarias en los estudiantes y docentes para desarrollar las actividades de aprendizaje a distancia.

Durante la sesión también se contó con la participación de las académicas Mery Hamui Sutt, de la UAM Azcapotzalco, María Guadalupe Ibarra Ceceña, rectora de la Universidad Autónoma Indígena de México, y Luz María Cruz Parcero, del Centro de Estudios Políticos de la FCPyS.