CONSEJO PARA LA ACREDITACIÓN DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR A.C.

15 de febrero.- Al participar en el 37 Aniversario de la Facultad de Pedagogía de la Universidad de Colima con la conferencia magistral “Retos y desafíos de la acreditación de los programas educativos de Educación Superior en el contexto de la postpandemia”, el Dr. Alejandro Miranda Ayala, director general de Consejo para la Acreditación de la Educación Superior (COPAES), invitó a cualificar tanto la presencia creciente de Tecnología de la Información y Computación en la vida de los estudiantes, así como los procesos de internacionalización como elemento clave en la calidad educativa, asumiendo el desafío de la interculturalidad, considerando las tendencias en los cambios en los modos de producción del conocimiento.

De esta manera, en el marco de la Semana de la Pedagogía "Retos y oportunidades para la transformación educativa", que se celebra de manera virtual, y como parte relevante de un amplio programa de actividades académicas, el Dr. Miranda Ayala, también presidente de la Red Iberoamericana para el Aseguramiento de la Calidad en la Educación Superior (RIACES), recibió la bienvenida del Mtro. Alberto Paul Ceja Mendoza, director de la Facultad de Pedagogía, quien estuvo acompañado por un numeroso grupo de estudiantes y profesores de la comunidad estudiosa colimense, que asistieron a la sesión vía digital.

Image

A manera de contextualización, se refirió al “paisaje después de la batalla” en el que más 3 de cada 10 muertos por COVID son de América Latina y el Caribe (32.5%), la pobreza creció a 209 millones de personas, 22 millones más que en 2019, y la clase media disminuyó 9 puntos porcentuales (del 37% al 28%).

Además, entre los 10 países con mayor número de muertes hay cuatro latinoamericanos: Brasil, México, Perú y Colombia. Entre los cuatro, suman más de un millón 200 mil muertes de las más de 5 millones registradas a nivel mundial desde que se declaró la epidemia.

Por lo que respecta a los impactos en el ámbito de la educación dijo que la “epidemia silenciosa” grita más fuerte de nunca, a través de una crisis de abandono escolar, equivalente a la de lugares que sufren años de guerra, y derivado, entre otros factores, al cierre inédito de escuelas de casi 2 años.

Image

En este sentido, y como respuesta a esta realidad, aseveró el Dr. Miranda Ayala que se espera que para 2025 la educación superior en la región Iberoamericana sea mayormente en línea o mixta. La “disrupción que nos legó la pandemia” se documenta con el hecho de que 91% de docentes transitaron a formato de enseñanza remota de emergencia; 76% de los profesores ajustaron sus cursos, y 72% integró herramientas digitales.

Ante una realidad de emergencia sanitaria que no acaba de concluir, consideró que el empleo de las TICs es estratégico frente a los desafíos de la educación, tales como los problemas de acceso a la educación; la exclusión de alumnos en situación de vulnerabilidad; la interrupción de trayectorias educativas; el rezago educativo; la débil formación docente y directiva; el aprendizaje insuficiente; la carencia de infraestructura y equipamiento; y la desarticulación entre oferta educativa y demanda laboral.

Image

La disrupción que vive el mundo educativo ha generado oferta educativa en línea como una opción inmediata y viable, sin embargo, a la par, inexorablemente se están generando opciones de dudosa calidad académica. Ante este escenario la OEI y RIACES han impulsado el Sello Kalos Virtual Iberoamérica (KVI), que tiene como objetivo generar confianza mutua entre los distintos sistemas educativos y de aseguramiento de la calidad de Iberoamérica, es decir, certificar la calidad de las titulaciones o programas académicos de educación superior no presencial tanto a distancia como virtual.

Dijo también que la realidad educativa que vive el mundo potencia las diversas ventajas que se derivan del Sello KVI pues busca promover en al ámbito de Iberoamérica los requisitos de calidad que garanticen una oferta adecuada en la modalidad no presencial. También reconocer públicamente los niveles de calidad alcanzados por las titulaciones en esta modalidad, difundir las estrategias institucionales exitosas en favor de la calidad de su oferta educativa, y fortalecer los procedimientos y criterios de evaluación estandarizados para programas académicos en modalidades distintas a la presencial en la región iberoamericana.

Image

Si bien el Sello KVI se encuentra en etapa piloto en tres instituciones educativas: Universidad Nacional Abierta y a Distancia de Colombia, Universidad Técnica Particular de Loja – Ecuador, y Facultad de Estudios Superiores de Aragón – UNAM México, la institucionalización de mecanismos y recurso para el aseguramiento de la calidad en los sistemas educativos, puntualizó el Dr. Miranda, sin lugar a dudas contribuirá a pasar de la evaluación de insumos y procesos a los resultados, evaluar a los sistemas de evaluación y acreditación, y al impacto favorable del aseguramiento de la calidad educativa en las mejoras administrativas y de gestión de las IES, entre otras ventajas.