¿Qué es acreditación?

La acreditación de un programa académico del tipo superior, es el reconocimiento público que hace una organización acreditadora no gubernamental y reconocida formalmente por el Consejo para la Acreditación de la Educación Superior (Copaes), en el sentido de que el programa cumple con ciertos principios, criterios, indicadores y estándares de calidad en su estructura, así como en su organización, funcionamiento, insumos y procesos de enseñanza, servicios y resultados.

Estos elementos están sometidos a una revisión periódica y actualización permanente.

¿Cuál es la diferencia con la evaluación diagnóstica?

En términos generales, la evaluación tiene propósitos de diagnóstico y de formulación de recomendaciones encaminadas a elevar la calidad de las instituciones y de sus programas; está ligada a la toma de decisiones y a la formulación de políticas por parte de las instituciones que se someten a este procedimiento. En el caso de México, ésta es realizada por los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior (CIEES).

En su mayoría, los procesos de acreditación parten de una evaluación previa, misma que permite contrastar programas o instituciones de educación superior con los estándares establecidos por organismos externos y con facultades para otorgar la correspondiente acreditación. Sólo las organizaciones acreditadoras reconocidas por el Copaes son quienes realizan esta labor en México.

La diferencia fundamental entre la evaluación y la acreditación radica en el papel del agente que evalúa o acredita; el evaluador puede ser interno o externo, mientras que el acreditador es necesariamente externo. El trabajo de los evaluadores forma parte del desarrollo de las instituciones, mientras que los acreditadores confieren o niegan un aval a la labor de la misma institución.

En resumen, el evaluador se compromete con el mejoramiento de la calidad y el acreditador certifica que esa calidad existe. Ambos mecanismos, que tienen su razón de ser en el aseguramiento de la calidad, no son equivalentes, pero sí complementarios.

En el caso de la evaluación diagnóstica, al obtener el nivel 1 se termina el proceso, mientras que en la acreditación cada cinco años los pares evaluadores hacen una revisión del programa; a este procedimiento se le llama reacreditación para la mejora continua.